Carousel Contracara Fútbol Profesional Superliga

Se escaparon dos puntos sobre el final

Seguramente, el hincha de Banfield se fue masticando bronca del Florencio Sola, ayer por la noche. Y razones no le faltaron.

El equipo que dirige Hernán Crespo, sigue sin poder ganar, pero hizo un gran partido ante el campeón de América.

De los cuatro partidos que disputó hasta aquí, desde el reinicio de la Superliga, por rendimiento, y sobre todo, teniendo en cuenta el rival, fue el mejor partido del Taladro.

Banfield arrancó el encuentro muy metido, y presionando sobre campo rival, una idea que Crespo viene imponiendo desde que comenzó su ciclo, y ayer no fue la excepción.

Banfield hizo un gran primer tiempo, y pese al corte de luz que impidió las acciones un largo rato, en esa primera etapa debió haber sacado ventaja, aunque volvió a chocar contra su ineficacia para marcar, y sobre todo contra el arquero Armani.

Un primer tiempo donde pudo verse un gran trabajo de los juveniles Urzi y Fontana, y un Dátolo metido, y buscando socios para generar fútbol.

Se cerró la primera etapa con el equipo de Crespo mereciendo la victoria.

En el segundo tiempo, River salió más decidido, y el encuentro no perdió intensidad, y se hizo de ida y vuelta.

A los doce minutos del complemento, el Taladro se puso en ventaja con gol de Fontana, tras un derechazo desde el centro del área, y una floja intervención de Armani, y una asistencia de Urzi.

Tras la ventaja, Banfield tuvo chances para liquidarlo, pero también sufrió algunos ataques de River, que el arquero Arboleda, resolvió bien.

Con Quintero como manija, y el ingresado Pratto, el equipo de Gallardo buscó el empate en el último tramo del partido, y lo consiguió a seis minutos del final, por intermedio del mismo Pratto, después de que el arquero de Banfield le detuviera el penal (bien sancionado por Trucco), tomando el rebote en la misma jugada.

Banfield no supo administrar la ventaja que consiguió con justicia, y los ingresos de Calello, Carranza, y Sporle, no le dieron al equipo el equilibrio necesario para sostener la misma.

Más allá de las polémicas que dejó el encuentro, y un arbitraje con algunas dudas de Trucco, el Taladro supo jugarle al River de Gallardo, pero no supo dar la estocada final, para llevarse la victoria.

Fue empate, pudo ser victoria, pero deberá aprender este joven equipo de Crespo (ayer los once iniciales fueron de las inferiores, y nueve con menos de 23 años) a resolver los partidos en los momentos que le son favorables, ya que aprovechar esos momentos, muchas veces hacen la diferencia entre los buenos equipos, y aquellos que navegan en la intrascendencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *