Carousel Fútbol Profesional

¿Adónde va la plata de las ventas?

Como suele suceder en Banfield con esta dirigencia, se confirmó la transferencia de Martín Payero al Boro de Inglaterra, pero poco se sabe de los detalles de la operación, similar a lo que pasó con Julián Carranza hace un tiempo y su pase a la MLS. Amparándose en una supuesta confidencialidad que no existe, la conducción del Taladro no informó en qué monto se hizo la transacción ni la forma de pago. ¿Hasta cuándo?

«Los detalles de la operación, que están enmarcados bajo un estricto orden de confidencialidad, algo habitual en este tipo de transferencias con los clubes europeos y de Estados Unidos, les serán brindados a nuestras Socias y Socios, como es habitual, en nuestras reuniones informativas semanales«, fue todo lo que informó oficialmente Banfield sobre la transferencia de Payero a Inglaterra, o sea, nada.

Contracara Digital consultó a distintas fuentes de derecho deportivo que le confirmaron que tal confidencialidad no existe en estas operaciones, ya que por norma los valores deben ser informados a AFA (por si hay otros clubes involucrados en mecanismos de solidaridad, derechos de formación, etc.), a la Premier League y al Banco Central por cualquier operatoria internacional.

Esta situación remite inmediatamente a lo que sucedió hace poco con la venta de Carranza al Inter de Miami: no se informaron montos, se hizo trascender en medios afines al oficialismo que el valor de la transacción era de 6 millones de dólares, siendo una de las ventas más caras de la historia de Banfield, y tiempo después, gracias a una investigación de Contracara, se supo que fue por 4 millones menos, apenas 2 millones de dólares.

Además, no se sabe dónde está ese dinero: con las pruebas irrefutables presentadas por Creer para Crecer, hay una investigación en curso ya que la plata, según informaron los bancos, al fideicomiso no entró y a las cuentas del club tampoco, ya que sería embargada. Y para colmo de males, la actual CD, en vez de aclarar el panorama, intentó abrir la feria judicial para impedir la producción de la prueba. ¿Dónde está la plata?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *