Actividades Futsal

De primera no se va

Banfield se queda en Primera, pese a la derrota ante Pinocho en Urquiza, la goleada de Boca ante La Ñata le dió la posibilidad de conseguir la permanencia y clasificar a la Copa de Plata.

El «Taladro» se jugó todo el sábado frente a Pinocho ya que una sumatoria de resultados podían hacerlo quedarse en la A, o bien jugar el Play-Out frente a Independiente. Por eso es que salió a jugar el partido cómo si fuera la final del mundo, no dejando ningún detalle librado al azar y dejando el alma en cada pelota. Tal es así que no se notó la diferencia con el local, el cual ya había clasificado al Play-Off la semana pasada y sólo jugaba por quedar mejor ubicado entre los primeros 8. Pinocho abrió el marcador a los 5 minutos en una buena jugada colectiva que encontró mal parado a los de Santoro por primera vez en el juego, Gauna asistió a Caviglia que definió con precisión para el 1-0. El conjunto «Banfileño» reaccionó rápido y a los 7, Agustín López remató con fuerza para poner el 1 a 1. 

Obviamente estando concentrados en el partido, los jugadores de Banfield no sabían lo que pasaba en La Ñata, pero Boca les estaba dando una mano enorme porque al finalizar el primer tiempo ganaba 7 a 0, resultado con el que el «Taladro» ganando, perdiendo o empatando se quedaba en primera. Y esto también le jugó un poco en contra al combinado del sur si analizamos el juego, porque el equipo estaba llevando un ritmo muy alto lo que hizo que se friccione el partido y que llegue a la quinta falta. Una mano de «Tute» Fana le dió la posibilidad de ponerse en ventaja nuevamente a Pinocho sobre el final del primer tiempo y Riente cambió el tiro penal por gol.

En el entretiempo la ansiedad pudo más y la noticia del resultado de La Ñata llegó al vestuario, algo que le sacó la presión de encima a los jugadores pero que inconscientemente hizo que el partido pase a estar en un segundo plano. Por eso lo qué sucedió en el complemento es totalmente anecdótico, se notó el cambió de intensidad que hubo por parte de ambos y el desarrollo de los últimos 20 se vió afectado. El gol que dió cifras definitivas al encuentro lo hizo Santiago Franchini a los 10 minutos en una contra, tras la asistencia de Riente.

El pitazo final del juez llegó con el desahogo por parte de todo el plantel, que tuvo un año difícil ya que no estaba en los planes llegar a la última fecha peleando la permanencia pero que anecdóticamente realizó la misma campaña que la temporada pasada, con los mismos puntos que lo habían salvado dos fechas antes. Igualmente esto no termina, ya que por haberse salvado del descenso, el equipo tendrá la oportunidad de demostrar su valía en la Copa de Plata dentro de dos semanas y de ganarla clasificará a la Supercopa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *